jueves, 15 de mayo de 2014

Gran Premio de Jerez 2014

Buenas tardes chic@s!
 
Por fin una entradita para el blog!!!! Este año está siendo un poco ajetreado. Ahora mismo estoy inmersa en los estudios y dispongo de poco tiempo así que a principios de verano espero liberarme un poco y volver a retomarlo con la misma energía de antes.
 
Pues sí, este mes nos quitamos una espinita que teníamos clavada desde hace años, volver al Gran Premio de Motos de Jerez. Habíamos estado en el circuito en el 2001 y lo habíamos pasado tan bien que teníamos ganas de repetir. Aquí os dejo un enlace a la entrada titulada "Caminito de Jerez". 
 
Eso sí, digamos que en esta ocasión y comparado con entonces ha habido alguna que otra diferencia.... Aquel primer año fuimos en una VTR 250 desde Vigo, de camping, a Pelouse y vamos a decir que el viaje fue un poco duro. En esta ocasión desde Zamora se reducían las distancias, la BMW es mucho más cómoda, nos alquilamos un bungalow y estuvimos en la Tribuna Ducati. También hay que decir que ya no tenemos veintipocos años jejeje.
 
El ambiente de Jerez es único y hemos disfrutado al máximo de los entrenamientos, clasificaciones y carreras. Tres días de motos, motos y más motos.
 
Os dejo algunas fotos del evento pero si os apetece ver el álbum completo aquí tenéis un enlace al Facebook del blog.
 






 
 
Un saludo.

domingo, 13 de abril de 2014

Valle del Jerte

El domingo pasado y acompañados de una peña de moteros de Zamora nos acercamos por fin al Valle del Jerte. Dos años antes habíamos pasado por la zona pero a los cerezos todavía les faltaban un par de semanas para estar en todo su esplendor así que prometimos volver en otra ocasión para verlo.
 

Y la ocasión había llegado. Salimos de Zamora en dirección a Salamanca por la A-66. De ahí tiramos hacia Alba de Tormes y Piedrahita hasta llegar al Barco de Ávila, donde hicimos una parada para tomar algo y descansar.
 
 

De ahí pusimos rumbo al Puerto de Tornavacas. Antes de comenzar el descenso hay un mirador desde el que divisar la orografía del valle. Desde las alturas no parecía que estuviera especialmente florido, en vez de blanco la tonalidad era más bien parduzca y pensamos que quizás las lluvias caídas en los últimos días habían echado a perder la flor.
 
 

Comenzamos a descender el puerto. La carretera estaba muy concurrida, había mucha gente visitando la zona así que lo que podía haber sido una carretera sinuosa de lo más divertida se convirtió en un paseillo. Eso si, estupendo, ya que nuestros temores se habían desvanecido porque el cerezo estaba florido y bien florido. Además, podían verse al fondo las montañas nevadas, por lo que el blanco de la flor con la nieve resultaba de lo más atractivo.
 
 
 

Antes de llegar al Jerte hicimos una pausa en la Garganta de Beceda, a pie de carretera. Un bonito sitio en el que hubiera estado bien darse un chapuzón en verano o como mínimo, poner los pies a remojo.
 
 

Y de ahí llegamos al Jerte, donde haríamos una buena pausa para comer. El lugar ya estaba elegido de antemano y era el Parque Nogalón, a orillas del río Jerte, en el que encontramos una zona sombría donde comer el bocata.
 

Tras una relajada sobremesa nos pusimos en marcha de nuevo, dejando atrás el Jerte y a la izquierda la Reserva Natural Garganta de los Infiernos. Nuestro siguiente objetivo era Hervás por el Puerto de Honduras, una carretera que nos encantó y que esperamos volver a recorrer otro día.
 

Aunque Hervás sólo fue una zona de paso en la ruta quiero destacar dos lugares a visitar aquí que personalmente no conozco pero de los que me hablaron unos compañeros de oficina. Por un lado el Barrio judío y por otro el Museo de la moto y el coche clásico. Habrá que volver y verlo.
 

Una vez en Hervás hicimos una pausa para repostar y decidir donde hacer la última parada del día. Tras las deliberaciones pusimos rumbo a Béjar. De camino atravesamos Baños de Montemayor, localidad especialmente conocida por su Balneario y que al atravesar nos recordó que por allí habíamos pasado trece años antes con la VTR 250 camino del Gran Premio de Jerez por la Ruta de la Plata. ¡Que tiempos! .
 

En Béjar tomamos algo en las proximidades de la Plaza de Santa Teresa y tras el descanso pusimos rumbo a Zamora. La intención era ir por carretera convencional pero, tras pasar innumerables glorietas y teniendo en cuenta la hora decidimos coger la autovía e ir directos. Sobre las nueve y media concluimos la ruta con 400 kms más encima.
 

Conclusiones: Me he quitado la espinita de conocer el Valle del Jerte, al que habrá que volver como dijo Manuel para verlo de nuevo pero esa vez todo rojo, y al que tengo que añadir…. ¡Y ponerse morados a cerezas!. La gente del grupo resultó majísima así que espero coincidir de nuevo porque me reí mucho. Y si a esto le añadimos que estábamos deseosos de salir  moto, de disfrutar de un día soleado, sin frío y por carreteras nuevas pues… solo puedo terminar diciendo que fue un día estupendo.
 

Saludos y hasta la próxima!!!!!!!

sábado, 8 de marzo de 2014

Ruta en moto a Santa Cruz de los Cuérragos.

Muy buenas chic@s!
 
Buf, cuanto tiempo, no se si todavía sabré escribir.... Tras una época un poco ajetreada hoy, por fin, y aprovechando este solete tan deseado, hemos salido de ruta con la moto.
 
Hace un mes que nos hemos mudado, ahora vivimos en una casa y estamos encantados. Una vivienda mucho más amplia, un trozo de finca, espacio para cacharrear con las motos..... ¡Vamos, que se nos cae la baba!.  Esta mañana ha sido un gustazo vestirse en la habitación que hemos destinado principalmente para la equipación de la moto y demás juguetes. Todo expuesto, ordenado y a la vista. Lo siento, pero me gusta tanto que tengo que colgar una foto.
 

Que gozada!. Bueno que me enrollo…. Tras equiparnos pusimos rumbo a nuestro destino, Santa Cruz de los Cuérragos, un bonito pueblo zamorano que pertenece al Ayuntamiento de Manzanal de Arriba y que ha sido declarado de interés artístico cultural.
 

Desde Zamora cogimos la N-122 en dirección a Alcañices, tramo que hicimos de un tirón pero en cuyo camino merece la pena la visita al Embalse de Ricobayo, la Iglesia de San Pedro de la Nave o el  Puente Pino entre otros.



Una vez en Alcañices paramos a repostar y de ahí cogimos la ZA-912 en dirección a San Juan de Rebollar, atravesando San Vitero y Mahíde hasta llegar a Villardeciervos, donde enlazamos con la AP-264. Una vez en Sagallos tomamos la AP-263 hacia Linarejos y de ahí pusimos rumbo por una estrecha carretera a Santa Cruz de los Cuérragos, que se encuentra junto a la frontera con Portugal, dentro del Espacio Natural de la Sierra de la Culebra y en la confluencia de tres comarcas zamoranas: Aliste, Sanabria y Carballeda.



En la entrada del pueblo hay un aparcamiento y, aunque éste se puede atravesar circulando, la calle es estrecha y sin duda la visita hay que hacerla caminando.
 
 

Todas las viviendas de Santa Cruz de los Cuérragos responden a la arquitectura popular típica de Sanabria y Carballeda, con muros de piedra, tejados de pizarra y balcones, puertas y ventanas de madera. Hay bastantes casas abandonadas pero, las que se han rehabilitado han sabido respetar la tipología arquitectónica del lugar.
 
 

Todas las casas están compuestas de dos pisos. En la planta baja se situaba la cuadra con la intención de aprovechar el calor que desprendían los animales y unas simples escaleras daban acceso al piso superior, donde se encontraba la vivienda.
 

Algunas casas contaban con su propio horno, reconocible por su forma de bóveda como el que podéis ver en la foto.
 

Me encantó el pueblo y creo que la zona aún tiene mucho por descubrir, así que habrá que volver en breve para encontrar alguno de estos bonitos rincones que ofrece la provincia.

Después de perdernos durante un tiempo por sus calles fuimos a comer. Habíamos reservado mesa en el Restaurante Catalina, en Grisuela, por recomendación de un compañero de la oficina. Desde Santa Cruz de los Cuérragos hasta Grisuela hay unos 60 kms y, éste se encuentra a escasos 4 kms de San Vitero, próximo a Alcañices.
 

Ambos pedimos de entrante chorizo a la brasa, Suso solomillo de ternera y yo costilla de cerdo y os aseguro que estaba todo buenísimo. De postre tomamos tarta de bercianos y tarta grisuela ¡Riquísimas! Y para colmo un precio estupendo, 25.90 € en total. ¡Vamos, que otro día repetimos seguro!.
 

Y con el estómago bien lleno pusimos rumbo a casa. Cogimos de nuevo la N-122 pero antes de llegar a Zamora tomamos el desvío hacia Almaraz de Duero, una carretera que ya conocemos pero que nos gusta mucho porque tiene alguna que otra curvita.
 
 

Como de costumbre hicimos una parada en uno de los apartaderos de la carretera para sacar algunas fotos y echar cuentas de los kilómetros recorridos (aproximadamente 250 kms). Espero que de aquí en adelante el clima nos de una tregua. Este invierno se está haciendo muy largo.
 
 

Bueno chic@s, un saludo y espero no tardar tanto para la próxima…….

martes, 24 de diciembre de 2013

¡Regreso por Navidad!

Ho,ho ho!!!! Muy buenas!.

 
Creí que no me iba a acordar ni de la contraseña jejeje. Como habréis visto tengo el blog abandonado desde hace un par de meses, no por falta de creatividad, historias o ideas sino de tiempo. Llevo una temporada bastante atareada y todavía me quedan un par de meses más de movimiento pero bueno, ya vendrán tiempos más pausados.
 
La última entrada publicada en el blog fue sobre nuestro viaje por tierras asturianas, han quedado muchas cosas por contar así que, en cuanto me asiente un poco y tome impulso volveré a plasmar nuestras aventurillas moteras veraniegas.
 
En el mes de noviembre fuimos una semana de vacaciones a Tenerife para recordar viejos tiempos y no, no cogí ningún décimo de lotería en ninguna de las ocho gasolineras en las que tocó el segundo premio ¡Snif!. Ya os contaré porque el complejo en el que nos alojamos nos ha encantado y repetiremos seguro.
 
Y bueno, ya para despedirme desearos que paséis unas felices fiestas, a mi personalmente las navidades no me gustan mucho por no decir nada pero bueno, tengo familia y hay que hacer el esfuerzo. Así que, tanto a los que disfrutéis mucho de estos días como a los que estéis deseando que pasen pronto ¡Felices fiestas, pasarlo bien y ánimo, que nos es para tanto!.
 
Un besote. 

domingo, 6 de octubre de 2013

Día 2 viaje Asturias: Potes y Teleférico de Fuente Dé.

2 de septiembre de 2013
 
Esa mañana no teníamos ganas de madrugar así que nos levantamos a las 10:30 horas. El colchón de la cabaña parecía bastante duro pero la verdad es que resultó de lo más cómodo. Tras un desayuno en el porche y una duchita, a eso de las 12:00 pusimos rumbo a Potes (Cantabria), que se encuentra a unos 50 kms del camping.
 
 

Desde Arenas de Cabrales tiramos hacia Panes por una carretera de lo más divertida, especialmente el primer tramo, donde hay varias sucesiones de curvas enlazadas donde poder culebrear un poco con la moto. Una vez en Panes paramos a comprar pan (muy apropiado) y de ahí tomamos el Desfiladero de la Hermida, una preciosa carretera que discurre entre gargantas de piedra y paralela al río Deva.  Nos gustó tanto, que durante el viaje pasamos por ella hasta en tres ocasiones….
 
Una vez en Potes parada para descansar un poco y dar una vuelta por la villa, que tiene categoría de conjunto histórico y se encuentra en el centro de la comarca de Liébana. Por aquí pasa la Ruta Lebaniega, que enlaza el Camino de Santiago de la costa con el Camino Francés.
 

 
Además de sus callejuelas, repletas de comercios y locales de hostelería destacan la Iglesia de San Vicente y la Torre del Infantado. A pesar de ser martes había mucho ambiente por la zona.
 
 

Nuestro siguiente destino era el Teleférico de Fuente Dé, que se encuentra a 23 kms de Potes. La carretera que va hasta el teleférico tiene guardarrailes con doble bionda durante todo el trayecto y esto es de agradecer, y mucho.
 
Habíamos estado en Fuente Dé hace una década pero en aquella ocasión y debido a la niebla no pudimos disfrutar de las vistas así que, había que volver pero con buen tiempo y ese día era perfecto, ya que hacía un sol espléndido y no había ni una sola nube en el cielo.
 

En su día ya publiqué una entrada en el blog sobre el Teleférico de Fuente Dé y las opciones para hacer senderismo o alojarse por la zona. Aquí os dejo el enlace. En aquella ocasión apenas publiqué una foto mía, el resto tuve que sacarlas de otras webs, así que por fin iba a poder tener mi propio material fotográfico, aparte por su puesto de recrearme la vista gracias a la altura que ofrece el lugar y el bonito paisaje.
 
 

Una vez llegamos a las inmediaciones del teleférico preparamos unos bocadillos y nos sentamos a comerlos con un telón de fondo perfecto, el macizo central de los Picos de Europa.  Muy idílico sino fuera porque acabamos sentados en una zona irregular de tierra, yo me restregué el brazo contra unas ortigas y teníamos un contenedor de basura al lado. ¡Bueno, no iba a ser todo perfecto! jejeje
 
Tras el almuerzo compramos las entradas para el teleférico, cuyo coste fue de 16 € por persona contratando ida y vuelta, ya que hay gente que hace sólo la subida en la cabina y baja a pie o en bicicleta. En bici, los dos primeros trayectos ésta sube gratis además de cuando apenas haya público.
 
 
 
En estas fechas el teleférico estaba abierto de 9:00 a 20:00 horas. Las cabinas salen cada cinco minutos y la duración del trayecto es de 3 minutos y 40 segundos. Por cierto, la subida es vertiginosa.


Una vez arriba nos dirigimos al Mirador de El Cable, un balcón que da al vacío y desde el que apreciar las bonitas vistas del Valle de Camaleño y de una parte de los Picos de Europa. 
 
 

Mientras Suso se quedaba próximo al mirador disfrutando de las vistas y haciendo algunas fotos panorámicas, yo fui a dar una vuelta por los alrededores. Me sorprendió mucho la cantidad de cabras que había por la zona, algunas tan glamorosas como ésta que posaba cual diva.
 
 

Tras pasar un buen rato en las alturas decidimos que era hora de bajar. Las colas para coger el funicular de regreso eran algo más largas por lo que  tuvimos que esperar unos 20-25 minutos.
 
 

Y una vez abajo pusimos rumbo al camping. Al llegar a Potes nos planteamos coger el desvío hacia el Puerto de San Glorio que se encuentra a 25 kms de dicha localidad pero, preferimos dejarlo para el sábado, ya que íbamos a asistir a la Concentración de motos Picos de Europa que se celebraba en Riaño y nos pareció una buena oportunidad para conocerlo.
 
 

Pasamos nuevamente por el Desfiladero de la Hermida. Es una pena no contar con fotos de esta zona pero, apenas hay apartaderos y la carretera es muy estrecha y por lo tanto peligrosa. Aquí es donde echo de menos ir con Suso de paquete, ya que tengo libertad para sacar fotos en cualquier momento y lugar sin necesidad de parar. Pero bueno, disfrutamos de la vista y durante buena parte del trayecto tanto el uno como el otro soltábamos algún “¡Qué bonito!”.
 
Llegamos al camping sobre las 19:30 con mucho apetito y ganas de descansar. Tras la cena estuvimos viendo alguna peli y serie gracias a este invento creado por Suso para poder ver la tablet desde la cama. ¡Es que es un genio! Y esto no es nada, en el siguiente camping se curró uno mucho más elaborado que ya os enseñaré.
 

Al día siguiente iríamos de ruta por Camarmeña, Poncebos, Tielve, Sotres y Tresviso así que en breve próxima entrega.
 
Total kilómetros: 143.