lunes, 11 de enero de 2010

Pingüinos 2010

Por fin, y después de varios años deseando poder asistir, este sábado hemos estado en Pingüinos, la concentración invernal mas popular de España, que se celebró del 7 al 10 de enero en Puente Duero (Valladolid) y en la que lo hemos pasado de maravilla.

La idea inicial era pasar el fin de semana completo en el recinto pero sin quedarnos a dormir en la zona de acampada, ya que hace mucho frío y, digamos que hace poco mas de un mes que vinimos de Tenerife, así que la experiencia iba a ser un poco dura. La intención era alojarnos en algún hotel pero, como estuvimos pendientes de la mudanza y nos pilló todo un poco por sorpresa, no nos dio tiempo de preparar nada.

De todos modos desde Zamora a Valladolid hay solo 100 km, así que decidimos ir y venir en el mismo día. No es lo mismo pero, por lo menos este año nos quitamos el monillo. Además, el día anterior mi hermano, que ya es un veterano pingüinero (esta es su 6ª concentración), vino hasta Zamora a pasar la tarde con nosotros con la idea de partir juntos al día siguiente.


El sábado por la mañana salimos hacia Valladolid con bastante frío pero bien equipados. Hace un par de semanas compramos la ropa de la moto y, aunque no pasamos frío en el cuerpo, fue inevitable llegar con las puntas de los dedos congeladas.

El viaje fue corto, así que en poco mas de una hora llegamos a Puente Duero, ya se empezaban a respirar aires pingüineros…. Había muchas motos, y eso que este año con todo lo que ha nevado, bastantes motoristas han tenido que dar media vuelta. Mientras nos inscribíamos avisaron por megafonía que estábamos a -3º ¡Que frío que frío!.

La entrada al recinto costó 25 €, de los cuales 3 € son en moneda pingüinera a utilizar en cualquiera de las carpas de ropa o comida del recinto. Y con la inscripción nos regalaron una mochila con algunos souvenirs. Una vez dentro del recinto fuimos a buscar a un grupo de extremeños que mi hermano conoce de años anteriores. Tenían hecha una hoguera, lo que nos vino genial para entrar en calor.


A las doce hicimos una excursión a Valladolid, había tantos motoristas que costaba avanzar, aunque no importaba, estar envuelto de tantas motos resultaba emocionante. Una vez allí entramos en el circuito donde hacen las exhibiciones acrobáticas. Entre los participantes se encontraba Emilio Zamora, que batió el record haciendo círculos derrapando con la moto, con un total de 27 vueltas.

Además de otros motoristas acróbatas, uno de los shows estrella fue el del “Zapato Veloz”, una moto con sidecar con forma de zapato. Y ahora es donde viene la peripecia del día. En medio de la exhibición pidieron voluntarios para subirse al sidecar y participar en las acrobacias. No era mi intención, pero me dio un arrebato y cuando pidieron una voluntaria salté la valla y me presenté en la pista.

En aquel momento estaba con mi hermano en una grada, Suso se había quedado en un extremo del circuito, así que no me vio subirme al sidecar. Y comenzó la acción…. acelerones, frenazos, derrapes… Me lo pasé en grande y me reí un montón. Al pasar al lado de Suso le saludé, y cuando se dio cuenta de que era yo creí que se moría de la risa.
.

El problema es que salté tan rápido la valla, que con la emoción me llevé la cámara conmigo y no pudieron hacerme fotos de la aventura pero, Suso estaba al lado de un fotógrafo de la organización y quedaron en que nos enviaría las fotos por correo, así que en cuanto nos lleguen colgaré alguna para que las veáis.
.
Y tras la descarga de adrenalina nos marchamos para el recinto. Unos amigos de mi hermano acababan de llegar de Vigo, así que preparamos comida para todos en la hoguera y a comer.... Tras el almuerzo y la sobremesa decidimos dar una vuelta, hacernos fotos, tomar un chocolate y un carajillo, y hacer alguna que otra compra.
.
.
Sobre las ocho fuimos a buscar la cena que venía incluida con la inscripción, con su caldito, su empanadilla y su vino peleón. Y tras un breve paseo, y a pesar de ser todavía muy temprano, decidimos volver a Zamora. La previsión meteorológica era mala. A mediodía había nevado un poco en Valladolid y no queríamos encontrarnos hielo en la carretera, así que nos retiramos.


El año que viene, y con mas tiempo para prepararlo, probablemente vayamos un día antes para pasar la nochevieja pingüinera y tomar las doce uvas, o para ver el concierto del sábado noche (este año fue Celtas Cortos), lo del streptease femenino lo dejo para otr@s….

Uves y nos vemos en la carretera.

4 comentarios:

estebariz dijo...

No sabes la envidia que me estas dando... y encima montaste en el sidecar.. jajaja, lo tuvisteis q pasar pipa!!

A mi me tiro mucho para atrás la distancia y las nevadas, sino aun me tentaba ir. A ver si puedo ir a la de Sanxenxo y alguna mas que me quede cerca, que ahora que tengo un bichillo mas grande ya me lo puedo permitir.

Por cierto, lo de la cena va viento en popa, ya hay cerca de 15 anotados :D, en cuanto sepa dia fijo te aviso por si estas por aqui cerca y te quieres venir ;)

Maeva dijo...

Hola Brujilda!!! que bien verte actualizar!!!
Se ve que lo disfrutaron, sobre todo si tenían tantas ganas de ir.
Las fotos no las puedo ver todo, tardan un montón!!
Pero estoy deseando ver esa en la que estás en el sidecar, quien vería la cara de Suso, jaja.

un beso!

Miranfú dijo...

Me alegro de que lo pasarais tan bien. A mí las motos no me van mucho, la verdad... creo que es porque una vez tuve un susto con una y les he cogido miedo... pero por lo que cuentas, tuvo que ser divertidisimo.

Besitos

BRUJILDA: dijo...

Estebariz: Lo pasamos muy bien, llevábamos tanto tiempo deseándolo... Lo del sidecar fue muy divertido, me reí muchísimo. Fui toda la actuación riéndome y saludando.
A ver si en breve la web oficial saca el vídeo y le echo un vistazo...
Las nevadas fueron un problema, mucha gente no pudo ir porque tuvo que dar media vuelta.
Mi hermano por ejemplo no tuvo problemas a la ida, vino con buen tiempo. Pero el domingo el viaje fue un poco duro, especialmente desde La Gudiña a Vigo, ya que estaba nevando, había solo un carril, mucho hielo e incluso hubo alguna que otra caida.
Pero bueno, supongo que estas complicaciones son la que lo hacen especial....
En Pingüinos repartían publicidad de la concentración de Sanxenxo, y también anunciaban la de Lalín, que si no recuerdo mal es el marzo.
Yo en la de Sanxenxo estuve un año, este verano, si el tiempo acompaña repetiremos.
En verano también se celebra una en Puebla de Sanabria, nosotros casi seguro que iremos. Ya te avisaré por si te animas a venir.
Bueno, veo que lo de la cena ha tenido éxito, va a ser una buena experiencia, mantenme informada.
Un besito.

Maeva: Hola Maeva. Pues no estoy actualizando todo lo que me gustaría. Todavía no me han instalado internet en casa así que apenas puedo conectarme. Acabo de entrar en vuestros blogs a echar un vistazo pero no doy visto los vídeos, y es que la conexión a través del teléfono va un poco lenta...
Mañana tendré que volver a darles un toque, no vaya a ser que se hayan olvidado.
La verdad es que lo pasamos muy bien Maeva, el año que viene repetiremos fijo.
En cuanto a la tardanza de las fotos es cierto, no se si es que ocupan mucho o que, pero el blog tarda bastante en cargar. A lo mejor también depende de la cantidad de megas del servidor. Ya me enteraré a ver que pasa.
Y en cuanto a las fotos del sidecar el fotógrafo todavía no nos las ha enviado, le volveremos a mandar un correo por si se ha olvidado. Tengo muchas ganas de verlas...
Un besito.

Miranfú: Creo que a partir de ahora, y teniendo en cuenta lo bien que lo pasamos, iremos a todas las concentraciones que nos queden relativamente cerca de casa. Han sido tantos años sin poder hacerlo...
A mi siempre me han gustado las motos, las llevo conduciendo desde que tengo 14 años, primero un par de ciclomotores, después una moto de marchas, luego fuimos subiendo de potencia, y creo que con esta, y por ahora, nos plantamos.
Reconozco que son peligrosas, nosotros nos hemos caido un par de veces, pero siempre ha sido en ciudad y a poca velocidad, y por suerte no nos pasó nada serio.
A mi lo que me ha pasado es que con los años me he vuelto mas miedosa, antes me gustaba mas correr, pero ahora prefiero ir mas despacio.
Un besito.